sábado, 23 de febrero de 2008

Terminó su condena Pablo expósito

Terminó su condena en una cárcel de Brasil el ex Gran Hermano Pablo Espósito
El ex hermanito habló por primera vez luego de su paso por la cárcel de San Pablo por haber dañado el patromonio público del aeropuetro de esa ciudad.
Un mes de trabajos comunitarios en una escuela de San Pablo enseñando castellano y una fianza de 4500 pesos fue el costo que pagaron el ex Gran Hermano Pablo Espósito y su novia Cinthia Acosta por haber dañado el patrimonio público tras un confuso episodio en el aeropuerto local. Un costo que para la pareja fue injusto. “Para mí esto es injusto. Sobre todo haber tenido que pagar tanta plata para recuperar la libertad. Pero si el fin es ayudar a chicos pobres de la calle, de alguna manera me reconforta”, cuenta Pablo desde Brasil a la revista Paparazzi en su primera entrevista luego del episodio. Es que cada uno tiene su visión y lo que para el juez brasileño fue daño al patrimonio público, para Espóstio fue un mal entendido. Resulta que el ex GH había aprovechado un compromiso en Brasil para viajar con su novia de vacaciones al carnaval de Río de Janeiro. Y cuando volvían a Buenos Aires hicieron una escala en San Pablo y llegaron con retraso, pero como era la misma línea aérea pensaron que los iban a esperar a que hicieran el trasbordo. Algo que no sucedió.“Según el pasaje, teníamos que ir a la puerta 4, pero después de hacer toda la cola nos dijeron que había cambiado por la puerta 8. Una vez que llegamos ahí nos avisan soberbiamente que no podíamos viajar porque ya habían cerrado las puertas. Para peor, ya habían subido las valijas al avión y tenía toda mi plata ahí. ¡Y al día siguiente tenía que estar en un boliche de Uruguay!”, cuenta Espósito.Y agrega: “Como compensación nos daban sólo la noche de hotel y yo me puse nervioso y traté de llamar la atención del piloto para que me viera. Y al golpear una ventanita sin querer rompí el vidrio. Como mi mano empezó a sangrar, mi novia, nerviosa, agarró un teléfono para pedir auxilio y golpeó el mismo vidrio roto. Llegó la policía y nos arrestó”. Para la pareja las nohes en la cárcel no fueron gratas. “Tuvimos mucho miedo. Cada día nos despertábamos con el miedo de que los otros presos nos hicieran algo. Estábamos con detenidos de tráfico de armas, drogas…La pasé mal por ser argentino y por ser conocido por Gran Hermano. Por suerte la policía se portó muy bien”, cuenta el ex GH.
Fuente: DERF.

1 comentario:

Dinos dijo...

This comment has been removed because it linked to malicious content. Learn more.